Juan_Montalvob_foto2small

¡Qué vida la de este tonto! En su casa, un batallón entero invertido en centinelas, centinelas en la puerta mayor, centinelas en el zaguán, centinelas en la sala, centinelas en la cama, no se pone centinelas en la boca, porque tiene libertad de tragadero

— De “Las Catilinarias” (1882)